Fígaro, El barbero de Sevilla

por María Zozaya

El Teatro Real de Madrid vuelve a apostar por un clásico.

En este caso, la conocida obra de Gioachinno Rossini (1792-1868) en un formato en blanco y negro en la producción de Emilio Sagi. Recuerda en ello a la puesta en escena de hace años de Luisa Fernanda en el Real (con Plácido Domingo), en que pasaban esta Zarzuela por el blanco lejía, quitando todos los colores, quizás con el ánimo de despojar esa obra de posibles connotaciones antiguas o de la idea de casposidad a la que lamentablemente asocia el público general ese maravilloso género musical.  La diferencia respecto a esta otra producción es que poco a poco van apareciendo los colores, que se asocian a la idea del amor, un amor libre, frente al amor aprisionado. Así lo puede representar en un momento dado el tinte de una rosa roja, único elemento de color en el escenario, cuando es bañada de color blanco por la criada y por la propia Rosina (encarnada en uno de los repartos por la magnífica Ana Durlovsky).

La evolución cromática de la obra parece llegar a la conclusión de que el amor se viste de colores. La trama, llena de engaños y farsas de la época, se situaba en un escenario y con una decoración al gusto clásico. En la parte inicial podía recordar a la ópera Parténope montada por Gustavo Tambascio donde el escenario, precioso, parecia imitar un teatro barroco de papel, tan reproducido en maquetas de juguete para figuritas y marionetas. En el caso que nos ocupa, la obra de Fígaro está rodeada de unos interesantísimos cambios de escenario, que remiten a los efectismos que tanto gustaban al público en la ópera y el teatro del ochocientos, todo un acierto de Llorenç Corbella. Aparecen otros elementos de gran interés, como la presencia del rumor, representado con una tela liviana que va subiendo con el aire y apoderándose de toda la escena. El ilusionismo, la trama y la música son algunos de los motivos que hacen que esta obra sea muy recomendable para todo tipo de público, incluidos los neófitos de todas las edades, pues tiene una faceta que parece orientarse hacia el público infantil.

Fuente de la imagen y vídeo: El País


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search