Flamenco de verdad. Flamenco from the Roots

Por María Zozaya

El flamenco de verdad aparece representado en el documental “Flamenco de Raíz”; ese flamenco que sale de dentro del dolor cotidiano, de las penurias y las fatiguitas de los gitanos. Gitanos que lanzan un grito de libertad desde un núcleo marginal con heridas que sangran. Un grito de dolor de un grupo socialmente excluido durante siglos.  Un grito que a menudo dependía de la llamada del señorito para ir a cantar y poder llevar comida a la casa, que actualmente está reconocido -afortunadamente- como una elevada manifestación cultural.

Ese trayecto y esa dicotomía queda encarnada en el documental de Vicente Pérez Herrero a través de “El Álvarez”, figura del cantaor y barrendero que podría decirse marginal (aunque muy valorada), entre los flamencos. La otra cara de la moneda queda representada en la Escuela de Amor de Dios de Madrid. En la proyección internacional del flamenco a través de los alumnos  y de la fusión que encarnan.

Entre ensayos e historias, aparece la cruda y magnífica narración de su director Joaquín San Juan. Habla de una expresión necesaria para un pueblo que ha pasado de ser mal visto y marginal, a ser considerado como artista y especial. Un pueblo que ha pasado del tablao nocturno -medio perseguido y mal pagao-, al escenario de un teatro. Una escena diferente, donde cada uno ya manda en su hambre -como dice Pakete-, y donde el flamenco se eleva con la honra de la consideración de patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Aunque, como decía San Juan, son ellos, los gitanos del día a día y de la calle quienes han conseguido esa mención sin salir de su país ni de su barrio, y a quienes ese reconocimiento les importa bien poco, y en poco lo van a aprovechar. Ahí sigue radicando la diferencia del flamenco de verdad y la del que convierte ese concepto en arte. “Ellos serán artistas, pero yo soy flamenco”, dice “El Álvarez”. En Flamenco de Raíz se refleja en el fondo una dicotomía unida al sentimiento de libertad y de verdad, pero una verdad diferente, pues ellos viven en un mundo de payos con normas aparentemente distintas a las que rigen lacotidianeidad y códigos de honor de los gitanos.

Contradicciones y expresiones de la visión de dos mundos que son perfectamente retratados por el gran documentalista Vicente Pérez Herrero, recientemente nominado a los premios Goya por este Flamenco de Raíz. Un director que ha grabado cuestiones que duelen (Crustáceos), dolores cuyo origen se quiere encontrar (El collar de sal), o  situaciones extremas de las que no se puede salir (Malamuerte, con Carlos Bardem y Juanca Bellido).

A mi juicio el documental de Vicente Pérez Herrero retrata de modo muy real todo ese mundo que tiene ritmos muy lógicos: ritmos que tienen gran parte de su cotidianeidad entre la casa y la taberna, en los palmeros que se calientan en el sarao nocturno entre guitarras y noches que nunca terminan, en la desorganización del dinero y los ritmos de las comidas y las horas del día. Un documental donde queda reflejada esa parte de la noche flamenca con el impecable guitarrista Rafael Riqueni, con los Treviño, los Maya, los Heredia, el Talegón. Un ambiente aflamencao que tuvo un reflejo en las magníficas noches del Cardamomo cuando tenían la mejor Jam Session flamenca de Madrid, y que en el documental aparecería representada por Pakete. Un documental que recoge a figuras de un flamenco más estructurado (pero no por ello academicista ni de solfeo), como el guitarrista José Luis Montón, y con otras figuras que fueron grabadas pero nunca quedaron en la cinta final, como el pianista Abdón Alcaraz, ganador de las minas de la Unión en composición y cuya trayectoria, como la de varios de los mencionados, es buena expresión de ese flamenco nocturno que espero que vuelva a dar mucha vida a la noche cotidiana de la música en vivo. Un ambiente conseguido gracias a músicos excelentes y con trayectorias que no siempre -y por diversos motivos- han tenido la fortuna que su duende mereciera.


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 31/12/2017

    […] la esencia del patrimonio de la Humanidad, en la película de Vicente Pérez Herrero: “Flamenco from the roots. A social view on […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search