De monstruos, animales y hombres: Circa y Los Forman

La compañía circense australiana CIRCA aparece de nuevo por los escenarios de Madrid, en el circo Price. Presenta una obra donde su base es, como siempre, la técnica acrobática.

En el caso de la actual obra  “Wunderkammer”, prácticamente todas las coreografías y la puesta en escena giran en torno al mundo del género y del sexo, de los roles sociales construidos y de la condición sexual humana, pero llevados en este caso a la carga acrobática: mujeres levantan a hombres, hombres se suben en pequeñas mujeres, mujeres mariposa hacen volar a hombres o levantan a tres forzudos sobre sus músculos.

Supone un cambio importante en la línea tradicional de este circo australiano que presta una atención muy especial al valor de la acrobacia y a las posibilidades del cuerpo humano.

Se resume en el título tomado de la palabra alemana  Wunderkammer, referida al antiguo gabinete de curiosidades y figuras extrañas traidas de cualquier parte del mundo, que se traspola en un complicado trasvase a las variedades representativas de la esencia del cabaret y el vodevil.

Pretenden sacar los monstruos humanos circenses, en una propuesta que -sólo en la propuesta- podría recordar a la genial obra “Obludarium” (casa de monstruos) de los insuperables fenómenos Matej y Petr Forman. 

Estos gemelos checos, hijos del conocido cineasta Milos Forman -que renuncian al mundo del celuloide por su circo ambulante-, conseguían con su carpa mágica representar los excesos humanos más representativos de la historia, que en el siglo XIX se resumían y mostraban en el circo. En este caso, se trataba de un circo con aires de decadencia, que parecía recién sacado de aquel siglo anterior, con todos sus detalles de época, que iban desde los generadores eléctricos manuales hasta el hombre forzudo enamorado de la mujer barbuda.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=iyNocdfgxnE]

Su obra conseguía elevar a la quinta esencia todas las nimiedades y grandezas del circo, representadas tanto con la acrobacia y los juegos de humor como a través de su variado elenco de figuras transformadas por el ilusionismo:

Muñecos, hombres cabezudos salidos de un bosque mudo, marionetas humanas como la domadora de caballos voladora, o incluso la propia domadora de un caballo títere que danzaba al ritmo del vals “Masquerade “de Aram Khachaturian. Siempre se acompañan de músicos en directo que tocan a ritmos de Swing, Manouche y Jazz. Con los juegos sonoros y de iluminación los Forman logran generar una esfera irreal absolutamente mágica.

 

 

Nota de la autora:

Tanto Circa como Los gemelos Forman, así como el Cirque du Soleil, Circus Ronaldo o Akoreakro, basan sus espectáculos en acrobacias humanas y no en la exposición ni maltrato de animales… pásate a estos espectáculos.

Las imágenes de esta crítica están tomadas de las páginas oficiales de Circa y del circo de los Hermanos Forman.


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 11/08/2013

    […] de circo contemporáneas, como “Le chant du ding-dong“, “AkoreAkro” o los Hermanos Formann. Por otro lado, está la faceta musical que aquí se presenta en las diversas pestañas de esta […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search