Diafonía improvisada en Re

Por  Dj MaryJazz

El genio creativo de To Zé y los músicos de quienes se rodea para sus conciertos se expuso de nuevo en el escenario de la Sociedad Harmonia Evorense.

Coincidiendo con las fiestas de San Juan de la ciudad, en este espacio de sociabilidad decimonónico se programaron actividades de gran interés cultural para quienes quisieran contrarrestar la frenética actividad de las luces festivas. Precisamente To Zé dió un concierto intimista rodeado de luz tenue, siguiendo la línea de uno previo titulado “Cámara Oscura”, donde los mismos músicos improvisaban en el salón principal de la Casa da Zorra. Hay que recalcar que el concierto estuvo basado por completo en una improvisación absoluta, no como lamentablemente se han olvidado de hacer la mayoría de músicos de jazz (pues en teoría se  trata de uno de los estilos de la improvisación por excelencia).

En este caso, el hilo de la conversación musical lo llevaba la nota Re en que se afina el Xitar Indio de Filipe Dias. A partir de él, iban siguiéndole el resto de los intérpretes, entablando un coloquio envolvente y armonioso. To Zé (Antonio Beixiga), era el músico residente en la Sociedade Harmonia que en este caso invitaba al resto, llevó tres guitarras y viola campanisa, en las cuales bien tocaba sus cuerdas, bien metía un bolígrafo entre ellas, bien hacía percusiones o bien las dejaba de lado para pisar al ritmo una bolsa de plástico con los pies. Le coreaba sincopado el también virtuoso Zé Peps con su guitarra folk, que tañía menudo con arco, con el cual también lanzó alguna que otra percusión al platillo de Xinés. Éste último, Xinés Switchtense, mostró su gran versatilidad y sutileza, que le permite desde telonear a metálica con su grupo de rock heavy -como ya ha hecho en alguna ocasión-, hasta encuadrarse en el registro mínimal de esta obra. Aquí eligió para tocar instrumentos de pequenas proporciones: mini bombo, mini platillo y mini darbuka, junto al callado ritmo que realizaba batiendo a mano o con escobillas en sus propios pantalones. Una vez que Filipe salió de la escena, el ambiente varió. Sin su cítara se cambió a la nota predominante del Do en que están afinadas la campanisa de To Zé y la guitarra de Ze Peps, generando un mundo nuevo de sensaciones auditivas sustentadas con el armazón percusivo de Xinés, con las cuales ofrecieron otra pieza sutilísima de improvisación melódica, aspecto que no siempre predominó en otros temas más abstractos.

Siguiendo la necesidad de catalogar con palabras aquello que hemos oido en música para describirlo mediante la escritura (cuestión en este caso bastante difícil), tal vez se le pueda llamar improvisación electroacústica. A la par, tal vez podría denominarse Realismo musical, en Re y en Do.  Su interesante propuesta puede encuadrarse en las líneas experimentales avanzadas -con equipos más grandes- por el saxofonista John Zorn en su A book shelf on top of the sky, cuyo lema era “pinta una estantería en lo alto del cielo y coge un libro de ella”. En este caso, los músicos evorenses llenaron la estantería de libros escritos en clave de partituras que componían cada vez que tocaban una cuerda. Sus resultados, siempre para oir en vivo y en directo, pueden ubicarse en la línea de los conciertos del gran pianista de Camaguey Omar Sosa. Del mismo modo, si siguiendo la acepción de la palabra “monólogo”, el checo Martin Kratotchvil  creó con Ackerman su “Duólogo” (Duoluog, Columbia, 2001), estos otros cuatro dialogando bien podrían crear el concepto de “Cuadrólogo”. Pero un cuadro de diálogo a cuatro en que van realizado un conjunto de disfonías, de crosstalk, donde todos los músicos tienen cabida en una conversación donde participan unidos sin concordar necesariamente en las líneas individuales, que dicen algo cuando quieren, a veces en un diálogo lógico y otras veces no, en una conversación que no se sabe a que lugar lleva ni tiene porqué, y que conduce en ocasiones a la sorpresa, a menudo al gozo, y a veces a los llevaderos sonidos de un viaje astral psicodélico al estilo de los años 70.  Ya en un plano personal puedo senalar que es de los conciertos más intensos, estimulantes y creativos de los que he podido oir en mucho tiempo (después de haber oido mucho en tiempos).

To Zé en su reciente “Concierto para bocina de barco en Sí bemol menor”. En Lisboa em Si rocks. El concierto que aqui referimos tuvo lugar la noche del 26 de junio de 2013.


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search