Roberto Zucco, entre la vida y la muerte

por María Zozaya

De la virginidad se pasa al amor mancillado; de la honra, a la perdición absoluta; de la mirada angelical, al terrorismo parricida. Esas son varias de las fases y cambios que pueden verse en la obra “Roberto Zucco”, escrita por Bernard-Marie Koltés.

Puede representar una reflexión sobre la vida ante la muerte, en la cual se mezclan dos componentes “border-line”: primero, la propia biografía del dramaturgo, quien escribió el texto antes de morir víctima del Sida y siendo consciente de ello; segundo, el propio texto, basado el la biografía de un joven loco que mata a sus padres. Esas situaciones extremas nos sitúan ante el cruce con la muerte y la vida, el posible origen de la vida, que también lo es de la muerte. En este caso, el cruce está simbolizado por una joven y la pérdida de su virginidad. Ésta es conservada con todo celo e incluso persecución, pues se ha convertido en garante del honor familiar (y en el fondo, garante de la vida de la familia entera). Su virginidad es perdida precisamente por un asesino parricida con mirada angelical, que tiene actuaciones esquizofrénicamente ambivalentes en su cruce con el bien y el mal. Esa es una de las posibles miradas ante un texto sobrecogedor de quien escribe estas líneas, especialmente interpretadas ante la luz del monólogo final de María Rodrígez, en el papel de la hermana mayor de la protagonista (Laia Marull), desesperada por la desaparición de la joven, en el fondo motivada por aquel paso sexual.

La obra está interpretada de manera excelente por varios actores dirigidos por Julio Manrique. Pablo Derqui interpreta a un Zucco muy creíble y perfectamente situado en su papel esquizofrénico de bueno-malo, que no diferencia entre lo verdaderamente importante de las cosas ni responde lógicamente de sus acciones. Xavier Boada demuestra su versatilidad en varios de los papeles que interpreta de modo excelente, entre los que destaca el de padre alcohólico. Andrés Herrera muestra una vez más su experiencia en las tablas de los escenarios duros. Éste refleja la brutal e inmensa fragilidad del hermano mayor de la virgen paloma (en todas las aves posibles en que reencarnan simbólicamente a la protagonista), a la par que consigue mostrar los peligros de quien no logra percibir -en su caso desde un teórico raciocinio- el verdadero valor de las cosas. La puesta en escena y el escenario destacan por su sencilla originalidad, con la casa polivalente y los múltiples espacios que nacen de ella. Esta obra, que representa un punto de inflexión filosófica entre la vida y la muerte pero representado a quemarropa, puede verse en la sala grande del Matadero (Teatro Espanol) de Madrid hasta el 13 de octubre.

Roberto Zucco, foto: David Ruano


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search