La piedra debe esperar… por Cutileiro.

Por María Zozaya-Montes.

pues miró la materia prima como nadie la había tratado en terreno luso hasta entonces. Para él, un ensamblaje de bloques iba a poder constituir una figura. Podía incluso jugar con los iconos para crearla con simples restos dejados por las máquinas de cortar el mármol.

En los años 60 en Portugal el trabajo de mármol estaba bastante olvidado por lo trabajoso de las técnicas del cincel y el martillo. Un día un obrero fue a su casa y dejó una rebanadora con la idea de continuar con sus trabajos tras el fin de semana. De ahí surgió otra idea mejor. Cutileiro se quedó mirando la máquina un tiempo hasta que decidió encenderla para trazar formas en el mármol, consiguiendo crear en dos horas un busto que si bien recordaba a las venus europeas recuperadas por la arqueología en Wilendorf (2), iba a ser único en la tradición escultórica portuguesa. Después, aquel descubrimiento formaría parte de su técnica durante décadas.

influenciados desde la Slade School en la London University por Paula Rego, Reg Butler, y el amigo de Cutileiro José Cid dos Santos, como repasa el magnífico libro escrito por Joaquim Caetano que remite a que La piedra no espera (3). El acertado título, procedente del brillante documental de Graça Castanheira A Pedra não espera (4), es una clara referencia indirecta que el título de este escrito reformula, pues ahora esas piedras pueden esperar, esperar a que otros discípulos e interesados por el patrimonio artístico contemporáneo las retomen y den nueva vida.

de Portugal al escultor João Cutileiro, por su trayectoria y porque había donado su obra, casa y oficina de trabajo al Estado Portugués (5). La sorpresa única vino cuando, tras las magníficas explicaciones de Ana Cristina País, esta anunció que íbamos a la casa atelier del escultor a realizar una oficina de escultura en piedra.

un perfil que tanto era de persona, como -ante mis ojos- de un paisaje. Fui a consultar con el maestro João Cutileiro, pues tuvimos la fortuna de que nos recibiese, acompañase y respondiese a nuestras preguntas e inquietudes:

-“Vea lo que he hecho. Para que tenga un toque de Cutileiro, ¿Qué tendría que retocar, cambiar o pulir en mi escultura?” -le pregunté con humor y el respeto que al mismo tiempo inspiraba su figura.

-“Nada” -me respondió el sabio Cutileiro, tras lo que siguieron nuestras risas. Aquella mañana fue un regalo para todos nosotros, entre buen humor, modestos aprendizajes y grandiosos descubrimientos entre los fragmentos de mármol.

FotoJoaoCutileiro_MariaZozaya_20181103_141332

El escultor João Cutileiro junto a Takis Sarantopoulos en la visita a su atelier en 2018. Foto: María Zozaya. 
Aquella visita al atelier del escultor alentejano más internacional  va a quedar para siempre grabada entre nuestras experiencias más preciada.

Fallecido hoy en Lisboa, más allá de la memoria simbólica, podrá ser reproducida en postreros días por el público general, gracias a la generosa donación del artista , que permitirá constituir una asociación (a la que desde el inicio nos candidatamos a pertenecer) y un sistema que gestione ese rico patrimonio vivo que nos deja este autor ejemplar, en parte acompañado por el legado de Margarita Lagarto.

Puedo decir, transformando la conocida frase de mejores deseos para la vida eterna: “Sit Tibi Petra Levis”

FotoJoaoCutileiro_MariaZozaya_20181103_133046

(1) Información que contaba Ana Cristina París cuando siendo encargada de las explicaciones de la Dirección Regional de Cultura del Alentejo mostraba de modo inigualable la exposición de João Cutileiro en el Museu Frei Manuel do Cenáculo, de Évora, hoy pertenenciente a la DGPC. El relato aparece en el vídeo del propio autor que adjuntamos después. Igualmente, en Parque das nações, 2017.

(2) Informaciones recogidas en la visita guiada a la casa-atelier de João Cutileiro bajo la guía única de Ana Cristina País y Margarida Lagarto . Información después contrastada con la biografía ejemplar de Joaquim Caetano, A pedra Não espera, maquetas e escultura para o espaço urbano, Évora. DRCA, Museu nacional Frei Manuel do Cenáculo, 2018, p. 23.

(4) Joaquim Caetano, A pedra Não espera, maquetas e escultura… p. 32.

(6) “Escultor João Cutileiro recebe distinção e formaliza doação de espólio“, Diario Publico, 17-12- 2018. https://www.publico.pt/2018/12/17/culturaipsilon/noticia/escultor-joao-cutileiro-recebe-distincao-formaliza-doacao-espolio-1855012


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search