¿Tierras prometidas? contra la homofobia

En numerosas sociedades la homosexualidad ha sido un tema tabú hasta épocas recientes. El mundo burgués decimonónico la ocultaba porque contravenía las premisas ideales de la familia burguesa. Los regímenes dictatoriales lo han castigado.  El grueso de las sociedades occidentales actuales, cuando no se llega a ese extremo, se sigue reprimiendo de manera continua y a menudo se intenta silenciar. Los motivos? en parte porque supone una ruptura del modelo ideal nuclear de familia y en parte porque entra en contradicción con los principios religiosos predominantes en ella. Se trata de prejuicios que mantiene la sociedad contra una orientación sexual que se aparta de la norma, marcada por los criterios biológicos de la reproducción humana. Ello ha provocado que en ciertos estadios históricos se considerase la homosexualidad como una enfermedad o como un trastorno. Desde el campo académico, Sigmund Freud fue uno de los primeros en llamar la atención sobre dicha injusticia, y Michel Foucault realizó análisis sociológicos que le llevaban a hablar de la construcción social de las identidades sexuales desde el poder. Salir de esos parámetros y encarar esa realidad es una dura tarea, normalmente expuesta al castigo social. Enfrentarse a todas esas negaciones desde el arte es una aventura complicada, pero cuando se consigue genera un efecto altamente enriquecedor. Marcio Pereira lo logra con su performance “Esta nao é a terra prometida” (Ciclos de San Vicente, Evora, Portugal), que en efecto muestra una tierra que no es la prometida, sino más bien un valle de lágrimas para los que sufren o han sufrido vejaciones por ese motivo que les diferencia del perfil social de la comunidad. En su obra, Pereira representa de forma muy plástica y con un lenguaje corporal de danza contemporánea el problema homosexual, si es que puedo denominar así a una cuestión que socialmente no se acepta con normalidad o se castiga y oculta. En este sentido, Pereira saca a la palestra la incomunicación que puede generar: desde la represión y los ataques sufridos  hasta la imposibilidad de dar voz a esta realidad. Muestra una voz cargada de dolor, incluso de miedo. Una voz representada simbólicamente por un megáfono y su sonido, o por un texto, o por las imágenes de una boca deformada por una rejilla roja que pasa ante la cara del actor transfigurándola y ahogándola. El mencionado bailarín representa de un modo ejemplar esta original obra de la afirmación. Su formato resulta ideal para festivales internacionales de teatro de calle.


Maria Zozaya

María Zozaya (Madrid, 1975) es doctora y licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue premiada con los máximos galardones de la Universidad. Ha recibido varios premios de investigación (PVM, AHS, Maestranza de Ronda). Cuenta con cuatro libros y múltiples escritos. Ha viajado a numerosos lugares del mundo con sus congresos. Vinculado a su estudio de la sociabilidad tiene una web de artes contemporáneas, http://teartres.wordpress.com/. Disfruta de una beca Postdoctoral de la FCT en el CIDEHUS, en la Universidad de Évora, en Portugal.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Muy buena la nota, me hizo pensar en la represión en los países de cultura oriental, tanto lejano como cercano oriente y con diferentes religiones a las occidentales, también son represores de la diversidad sexual, como éste mecanismo censor triunfa en todas partes, pero por suerte la cuestión, por lo menos en algunos lados, se está revirtiendo.

Responder a Diyei Van Gogh Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search