Entrevistas

“Recuerdos del 25 de abril en Portugal. Rui Pato y la canción protesta”

Por Leonor Zozaya

Imagen 1. Fuente: http://www.elconfidencial.com

El otro día me hicieron un regalo que me gustaría compartir de alguna forma, aunque sólo sea con los fragmentos que pueda recomponer mi vaga memoria, arrepentida de no haber tomado notas de las interesantes historias que tuve la suerte de escuchar, contadas de viva voz por el médico y músico portugués Rui Pato, sobre la crisis académica (1969) y la Revolución de los Claveles (1974) de Portugal. Desgraciadamente no puedo transmitir qué placer sentía al oír a esa persona tan especial, pues esa vivencia es para mí inefable. Pero sí puedo mencionar algunas cosas que contó, y otras que ayudan a entender su vinculación con los hechos políticos acaecidos entonces.

Rui Pato fue uno de los protagonistas de la Crisis Académica del 69 portugués (sí, los mayos del 68 también llegaron tarde a Portugal). Las revueltas fueron protagonizadas por jóvenes universitarios ávidos de conocer qué significaba la palabra democracia, repletos de fuerzas y ansias de cambio. Pretendían acabar con aquel Portugal anclado en el pasado, horadado por la miseria, y cegado por la censura salazarista. Por supuesto, aquellos levantamientos tuvieron luces pero también sombras. Se dieron injusticias, como acontece en cualquier movimiento conjunto donde hay personas poco sensatas, cuyas decisiones se imponen a las de la mayoría. Pero el balance general fue tan positivo como necesario. Por ejemplo, se consiguió que Coimbra dejase de ser una ciudad profundamente jesuítica anclada en la Edad Media.

Debido a las citadas revueltas universitarias, Rui Pato y otros estudiantes fueron castigados. La condena consistió en ser expulsados de la Universidad antes de acabar la carrera, para hacer el servicio militar obligatorio. Esa decisión fue un craso error por parte de la dictadura, porque activó sus propios detonantes. Los salazaristas nunca imaginaron que los estudiantes podían influir, convencer y cultivar a los militares. Para propagar ideas usaron diversas vías; la principal, las canciones protesta, en este caso, de un cantautor con quien Rui Pato estuvo acompañando a la guitarra durante muchos años, llamado Zeca Alfonso. Sus letras estaban henchidas de mensajes metafóricos que criticaban la dictadura (como “Os Vampiros”), o que clamaban la necesidad de acabar con las guerras coloniales (así, “Menina de olhos tristes”, también censurada, entre otras).

Zeca Alfonso fue asimismo el autor de “La grândola, Vila Morena“. Esa canción fue una de las claves para que diese comienzo la Revolución de los Claveles cuando se escuchase en la radio el 25 de abril de 1974. Aún hoy permanece como símbolo de la llegada de la democracia a la sociedad. El origen de esa sublevación se había ido fraguando hacía años, y para ello, según se ha explicado, había influido la canción. El arte, en sus diferentes manifestaciones, ayudaba a cambiar la realidad, como en tantas ocasiones a lo largo de la Historia.

Imagen 2. Fuente: http://jipylon.blogspot.pt

Según Rui Pato, la imagen idealizada que se ha difundido de la revolución de los claveles es cierta. Incluso los tanques, al entrar en la ciudad, paraban cuando el semáforo estaba en rojo. La famosa foto del clavel en las bocas de los cañones de tanques y ametralladoras refleja plenamente aquella revolución pacífica. No obstante, Rui Pato recuerda que esas armas estaban cargadas, y que nadie sabía lo que iba a ocurrir, por lo que el miedo era latente. De hecho, murieron algunas personas en días cercanos, pero en cantidad infinitamente inferior a las vidas que se estaban llevando los movimientos libertadores independentistas de las entonces colonias, principalmente, Angola, Mozambique y Guinea.

Actualmente hay quienes afirman estar desencantados con los resultados de aquella revolución, y se quejan de que Portugal sigue con miseria, desigualdad e injusticia. ¿Fue una revolución inconclusa? No tiene por qué. Según Rui Pato, él y tantos otros ayudaron a resolver el problema de aquel entonces en la medida de sus posibilidades. Luego, las consecuencias y la historia han seguido un rumbo que muchos de aquellos ya no pueden controlar (entre otras cosas, porque él es médico y no político). Ahora toca a los jóvenes regenerar las contrariedades del presente, si es que quieren cambiar la situación.

Ya sé que estas palabras son parcas. Son las pocas que recuerdo que escuché de viva voz de una especie de entrevista colectiva a Rui Pato. Una delicia que disfruté, consciente de que presenciaba una de las clases más interesantes que nunca había escuchado. Digo clases porque eso aconteció en las de Portugués impartidas en la Universidad de Coimbra (dónde estudiaba Rui Pato cuando fue castigado, por cierto). El profesor, Antonino Silva, tuvo el buen gusto y la brillante idea de dedicar el día al maestro invitándolo a venir, y él tuvo la generosidad de aceptar; toda una suerte. Aquí les dejo con un vídeo antiguo pero representativo de la calidad musical de aquel entonces (en la parte II habla Rui Pato de joven).

_____

Fuentes de las imágenes:

– Imagen cabecera: Blog Jypilon.

– Imagen 1: Blog Ecestaticos.

– Imagen 2: Blog PortalEureka.

*

Entrevista a Antonio Gómez Rufo con motivo de su nuevo libro La camarera de Bach (cedida para ser publicada)

camarera3D_pequeña*

“A PROPÓSITO DE LA CAMARERA DE BACH

  • ¿Es una novela sobre Bach o sobre su ayuda de cámara, su camarera?

Bach es la excusa; Madlene, la protagonista. Una joven alemana que tiene que sobrevivir en las condiciones más duras del siglo XVIII para los hijos de la pobreza.

  • ¿Qué importancia tiene la protagonista? ¿Existió alguna mujer como Madlene?

Hay, y ha habido, muchas mujeres como Madlene. Por eso, y gracias a ellas, el mundo es hoy mucho más justo e igualitario que en el pasado.

  • ¿Ha tratado de hacer justicia con las mujeres silenciadas por la Historia?

Recordar  a quienes han hecho posible llegar hasta hoy es siempre un acto de justicia. En ese sentido puede decirse que sí.

  • No es la primera vez que elige una mujer clave de la Historia, lo hizo por ejemplo con Manuela Malasaña. ¿Por qué elige ahora un escenario internacional?

Porque aquella crisis económica de mediados del XVIII se parece mucho a la actual.

  • ¿Sirvió la Revolución Francesa a las mujeres? ¿Y la revolución industrial? ¿Era posible rebelarse tan pronto como lo hizo Madlene? ¿Cuál era el riesgo?

Toda revolución sirve, aunque unas perduren en el tiempo y otras no. Es el modo de combatir injusticias, aunque siempre aparezcan nuevas ignominias por parte del poder. Y Madlene se rebeló en su tiempo, no tenía opción.

  • ¿Es su novela un homenaje a la lectura, a los libros como medio liberador, a la cultura como medio de transformación social?

Por supuesto. Esa es la tercera intención de la novela. La primera es contar una historia y la segunda es contarla bien.

  • ¿Escribe para mejorar el mundo?

La Cultura mejora el mundo, y los creadores estamos llamados a esa misión. Aunque haya demasiada gente que todavía no lo entienda así.

  • Se refiere a veces a que sus novelas históricas son un pretexto para hablar de lo que nos pasa hoy. ¿Seguimos las mujeres sometidas como lo estuvo Madlene?

No tanto, pero sigue habiendo discriminación e injusticias. Cuesta mucho entender que todos somos seres humanos, independientemente de nuestro sexo, raza, color de piel, religión o ideología.

  • ¿Es necesario el sufrimiento para la superación? ¿Y la lucha?

Nadie regaló nunca nada. Y el poder ni siquiera se lo planteó. Por eso es necesario arrancar la libertad, porque es nuestra y por tanto nadie puede dárnosla. Lo único que pueden hacer es quitárnosla.

  • ¿Diría que es una novela de sentimientos, histórica, psicológica, de personajes?

De todo ello y de algo más: es una novela clásica, porque igual podía haberse escrito hace cien años que dentro de un siglo. Podría ser algo así como una especie de prólogo a Los miserables, de Víctor Hugo, aunque no sé si me excedo en esta afirmación.

  • ¿Con los lectores de cuál de sus novelas espera reencontrarse en estas páginas?

Con todos ellos. Quienes me conocen, saben que es una novela honesta, limpia y documentada; que es entretenida y que invita a pensar. Es otra novela de autor.

  • Cuando le escriben los lectores, ¿se decantan por sus novelas históricas?

Unos sí; otros valoran mi obra literaria en su conjunto.

  • En esta novela recupera su humor característico en momentos puntuales, ¿nos tiende así un cable para levantar el ánimo?

El humor es, en ocasiones, la pausa necesaria en una carrera de larga distancia. Como una especie de avituallamiento en las carreras ciclistas. Ayuda.

  • ¿Ha querido darnos un paseo por la bella Viena, por el inquieto París? ¿O ha pretendido conducirnos a la trastienda de esas ciudades, a su pensamiento?

No se trata de hacer turismo, sino de vivir tiempos pasados que nos recuerdan demasiado al presente. En el fondo, nada cambia por mucho que parezca cambiar.

  • Como autor, está probando nuevos caminos, ¿qué tal la experiencia de autoría y dirección teatral?

En la Cultura hay que experimentar siempre nuevos modos de expresión. Lo hice con el guión cinematográfico, con Berlanga, y ahora lo hago con el teatro, al igual que se pueden expresar cosas con la fotografía o la pintura. Me gusta todo.”

Antonio Gómez Rufo (Madrid, 1954) es premio Fernando Lara de Novela 2005 por “El secreto del rey cautivo”, Premio Independencia 2006, Premio de la Asociación de Libreros de Cartagena y Premio Ducal de Loeches. Asimismo es Vicepresidente de la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE), miembro del Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid y Caballero de la Orden Literaria Francisco de Quevedo. “

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search